Directorio | SGC | SICAFI | WebDocs | SIAFESON

Síguenos en:      

Manejo Fitosanitario de Hortalizas


La campaña de manejo fitosanitario de hortalizas consiste en un conjunto de actividades y esfuerzos que se aplican en el combate de las plagas tales como: mosquita blanca, chicharra cantadora y palomilla dorso de diamante.

 

¿Qué hace?

  La función esencial es evitar los focos de infestación mediante el muestreo y monitoreo sistemático de las plagas, reordenamiento de las fechas de siembra y destrucciones de socas.

 

Se tiene implementado del Plan Regional Fitosanitario para el Manejo de mosquita blanca a partir del 2005 por parte de los productores, las autoridades federales, estatales y organismos auxiliares, los cuales dan seguimiento a las actividades a través de los Grupos Técnicos que operan en cada región agrícola, cuyo objetivo es analizar e interpretar la información encaminada a normar, instruir y supervisar las actividades
de la campaña.

Las actividades para la chicharra cantadora están enfocadas a identificar las zonas con mayor daño en base a la cuantificación de número de ninfas por estrato de suelo, exubias por metro cuadrado y adultos por cada diez metros lineales. Así mismo, se instalaron 253 trampas de luz negra para cuantificar y evaluar la capacidad de control de la plaga.

 

Beneficios

Reducción en los costos en la producción hortícola de la región y la prevención de daños en la calidad de la fibra en el algodón.

 

Logros y éxitos

 

Las poblaciones de mosquita blanca en el sur de Sonora se han mantenido por abajo del objetivo planteado de 20%, promediando 8.0% de infestación de adultos lo que ha permitido proteger la productividad de los cultivos hortícolas de las regiones productoras del Estado de Sonora.

Con relación a chicharra la población se mantuvo en nivel bajo con promedio de 0.13 ninfas/sitio de muestreo en 7,660 hectáreas, lo que representa una reducción de 87% con relación al objetivo planteado de reducir el nivel de infestación por abajo de una ninfa/sitio de muestreo.

En palomilla dorso de diamante se mantuvo en nivel bajo con promedio de 4.6 capturas/trampa, cumpliendo con el objetivo planteado de reducir el nivel de incidencia por abajo de 8.7 capturas/trampa, con lo cual se evitaron pérdidas en la producción de crucíferas en la región de Magdalena, Sonora.